Descubre la versión más auténtica de quién eres y deja una huella significativa en el mundo.

Recibe mis mensajes semanales desde el corazón, para guiarte en el viaje hacia el florecimiento de tu yo más apasionado, consciente y libre.

¿Cómo descubrir mi Pasión? Qué hacer cuando no sé qué camino seguir.

Si te gusta, compártelo 🙂Share on Facebook33Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Muchas personas acuden a mí con estas interrogantes:
¿Cómo descubrir mi pasión?
Quiero emprender, pero no sé en qué.
No me gusta mi trabajo, me siento insatisfecha y perdida, ¿Cómo hago un cambio en mi vida?

Sé cómo se siente esa sensación de angustia, frustración, incertidumbre… sentimos que nos faltan las respuestas que necesitamos para encontrar nuestro camino y vivir con plenitud.

Si estas cuestiones resuenan contigo, te invito a que te quedes conmigo durante los próximos minutos, porque hoy te voy a revelar aspectos claves para que salgas de la frustración y bloqueo emocional.

Si aplicas las pautas que compartiré contigo, estoy convencida de que comenzarás a ganar más claridad, más confianza y te acercarás más a la respuesta: ¿Cómo descubrir mi Pasión?

Intentemos definir eso que todos queremos descubrir, pero que a veces no sabemos muy bien lo que es.

10 Señales para identificar tu Pasión

1. La Pasión no es un destino es un viaje, por lo tanto no es algo a lo que llegar, sino algo que va surgiendo en nuestro interior en el camino de auto conocernos, día a día.

2. La Pasión no es una actividad, un hobbie o un trabajo, es el sentimiento de plenitud y significado que experimentamos mientras realizamos aquello que en verdad amamos.

3. Una persona puede tener diferentes pasiones en diferentes momentos de la vida.

4. La Pasión es algo que no puedes no hacer, nace desde dentro, la llamada persevera.

5. La Pasión está viva, nos hace sentirnos vivos.

6. La Pasión es la manera que tiene el universo de ponernos en el lugar correcto, en el momento correcto, para el propósito correcto.

7. La Pasión es como un arroyo en el que fluimos. Cuando estamos conectados a ella, sentimos que el tiempo transcurre de forma distinta. No hay resistencia, ni negatividad en nosotros porque estamos haciendo lo que realmente queremos hacer en el momento presente.

8. La Pasión nos da fuerza y valor, nos llena de amor y nos mueve para servir un propósito más grande que nosotros mismos.

9. La Pasión nos da libertad, nos permite expresar nuestra esencia y ayudar a otras personas con nuestros talentos.

10. La Pasión es liberar lo que naturalmente estamos preparados para hacer. Es el combustible de nuestra vida.

Puede que después de conocer estas 10 Señales para identificar tu Pasión me digas.

Zuzel, no siento ninguna de estas 10 Señales en mi vida, estoy perdida, no sé por dónde empezar.

Si este es tu caso, aquí te doy las dos pautas principales para que comiences a aplicar:

Pauta 1: Haz las cosas que te inyecten vida.
Pauta 2: Deja de hacer las cosas que te hacen apagarte.

Todas las tradiciones espirituales nos enseñan a vivir allí donde nos sintamos llenos de vida.

Si no te sale ardiendo de lo más profundo de ti, no es tu pasión.
Si no sale directamente de tu corazón y tu ser, no es tu pasión.
Si lo haces solo por dinero o por fama, no es tu pasión.
Si estás intentando vivir a medias de tus potenciales, no estás viviendo tu pasión.
La Pasión debe salir de tu alma como una llama que te ilumina y te guía en el camino.

Aunque no llegue de la noche a la mañana, sucederá en el momento en que estés preparado o preparada. En el momento en que hayas recorrido el camino de crecimiento personal necesario para poder verla, sentirla y expandirla en el mundo.

Si aún no identificas nada que te apasione, si estás lleno de dudas y temores, necesitas empezar a hacer más cosas que te emocionen, que te inyecten vida.

Y de aquí surge la siguiente pauta.

Nutre y libera a tu niño interior

nutre-tu-nino-interior

Para descubrir la Pasión que está dentro de nosotros, es primordial conectar con el niño interior que todos llevamos.

Nutrir nuestro niño interior significa recordar el niño que fuimos y que vive aún dentro de nosotros. Significa hacer esas cosas que nos apetecen hacer, pero que no hacemos por pereza, desidia o por temor a que nos juzguen o quedar en ridículo.

Liberar a nuestro niño o niña interior significa darnos alas para volar, permitirnos jugar con las muchas experiencias que la vida nos ofrece. Significa atrevernos a hacer cosas que parecen imposibles, atrevernos a soñar, sin tener miedo de los errores y las caídas.

Cuando en verdad tenemos el espíritu aventurero e inocente de un niño, nos movemos llenos de confianza, salimos de la oscuridad del bosque hacia el arco iris de luz.

Vamos paso a paso, atraídos por nuestro sentido del asombro, hacia lo desconocido.

Un niño no se guía por mapas, planes y programas, se guía por su intuición natural y su sentido insaciable de curiosidad.

Juega con tu niño interior en cualquier lugar: en tu casa o en la oficina, en un proyecto creativo o en tus propias relaciones con otras personas.

Busca una foto de cuando eras pequeño, obsérvala con amor. Monta en bici, ponte a bailar y cantar canciones infantiles.

Disfrázate o regálate un juguete que te guste. Si tienes la oportunidad abraza a tus padres, déjate mimar, haz algo que te saque del pensamiento racional de los adultos, para conectar con la emoción de la infancia. Y si lo necesitas reconcíliate con ese niño, dale amor y perdónate si lo has tenido abandonado.

Cada vez que nos movemos hacia lo nuevo y desconocido con el espíritu confiado, abierto y vulnerable de un niño, incluso las cosas más pequeñas de la vida pueden convertirse en las mayores aventuras.

Conócete y ámate

Zuzel Amelia respiracion consciente

Hay un viaje que deberás realizar si quieres cambiar las cosas para encontrar tu camino.

Es el viaje hacia ti mismo, hacia el auto conocimiento de quien eres, de lo que te mueve y te hace vibrar, de tus anhelos más profundos, de las cosas que debes aprender y las que deberás soltar.

Deberás volverte un experto de ti mismo, deberás comprenderte y aceptarte. Deberás aprender a apreciar en ti tus dones y talentos y al mismo tiempo perdonar tus fallos y esos aspectos más vulnerables de tu persona.

Deberás ir tan profundo como te sea posible y una vez allí meditar, buscar ratos de silencio, de paz, y perdón, para poder sanar cualquier herida emocional que te impida brillar.

Conocernos pasa por hacernos las preguntas más arduas.

Muchas veces no tenemos lo que queremos porque ni siquiera nos hemos tomado el tiempo de averiguar lo que realmente deseamos.

Hay que conocerse muy bien, para elegir el camino de nuestro mayor bien. Hay que estar dispuestos a hacer el trabajo más difícil, el de aceptarnos y amarnos completamente, tal y como somos. Sabiendo que siempre podemos cambiar y mejorar.

Poco a poco, cuanto más dediques ese tiempo vital para ahondar en ti mismo, más vas a conectar con tu intuición, con la sabiduría de tu ser superior.

Seas quien seas, tengas la edad que tengas, tu puedes cambiar tu vida.

Rodéate de gente apasionada

Cuando no sabes qué hacer con tu vida profesional, hay algo que puede ayudarte mucho o hundirte más: tu entorno.

Por eso tesoro, es tan importante que te rodees de la gente correcta que alentará tu crecimiento.

Sabemos que hay amigos y familiares que no entenderán lo que nos pasa, y que en lugar de motivarnos y darnos respuestas para encontrar nuestro auténtico propósito, puede que nos desmotiven y nos aconsejen seguir el camino “seguro”, el de la mayoría, el que nos hace volver a caer en la mediocridad.

No pretendo juzgar a nadie, todo el mundo nos va a aportar algo bueno, aunque venga disfrazado de calamidad. De todos podemos aprender, pero sin lugar a dudas, en un ambiente tóxico será más complicado cambiar.

Deberás aceptar y perdonar a todos, tú no puedes cambiar a nadie, pero puedes reclamar tu derecho a elegir quien quieres que te acompañe en el camino.

La gente apasionada es aquella que te da alas, aquella que suma, que comprende, que apoya, que alienta y confía en ti.

Puede que ahora mismo no encuentres en tu entorno muchas de esas personas. Si este es tu caso, ve en su búsqueda cuanto antes.

La gente apasionada siempre está dispuesta a compartir su pasión y a ayudar a otros a encontrar la suya propia. La Pasión es verbo, no es sustantivo.

La pasión está en hacer lo que estamos destinados a hacer y en ayudar a otros a encontrar también su lugar en el mundo.

Te recomiendo buscar un mentor, una persona que te ayude a reconocer lo mejor que hay en ti, que te estimule para creer en ti mismo y te empuje más allá de lo que consideras tus límites.

Puedes leer este artículo para comprender las razones por las que un mentor puede cambiar tu vida.

Cuando alguien de tu entorno no actúe como esperabas, cuando un amigo o familiar te juzgue, o no te apoye en tus decisiones y proyectos, comprende que como los demás actúen es su karma, pero como tú respondas será tu dharma, el regalo que la vida te da para ganar en sabiduría.

Invierte en tu desarrollo personal

Cualquiera que sea tu situación ahora, tus dudas y miedos, todo lo que puedas hacer para desarrollar tu mente, para gestionar tus emociones y alcanzar nuevos niveles de consciencia, será una buena inversión de tiempo y de dinero.

No hay desarrollo profesional, sin desarrollo personal. El mundo exterior es consecuencia de nuestro mundo interior. El éxito verdadero es un reflejo de cuanto hemos cultivado nuestras destrezas, nuestros conocimientos, talentos y experiencias.

Si ahora no sabes lo que quieres, busca nuevos horizontes. Lee todos los libros que puedas, biografías de grandes hombres y mujeres que cambiaron la historia. Escucha audios y videos de motivación, ve a talleres y cursos de desarrollo personal y espiritual.

Ábrete a nuevas oportunidades y experiencias, porque no sabes en qué página leerás la palabra precisa que estabas buscando.

La Pasión está dentro, pero despierta muchas veces en el contacto abierto y sincero con los demás, a través de aprender cosas nuevas y de vivir experiencias distintas que te hagan salir de tu zona de confort.

Agradece todo

Corazón bello, no te centres en lo que te falta, en lo que no encuentras, en lo que lamentas no haber hecho. Pon el foco en el agradecimiento de todo lo vivido.

Agradece todo lo bueno que hay ahora en tu vida. Agradece todo lo bueno que hay en ti. Búscalo, siéntelo.
Si estás atravesando por un momento difícil, puede que en un primer instante no recuerdes nada bueno por lo que estar agradecido, pero entonces piensa dos veces. Así empiezan a acudir todas las bendiciones en tu vida por las que dar gracias.

Cuando eres agradecido con la vida, ella lo será contigo. Al universo le gustan las personas agradecidas.
Cuando reconoces todo lo bueno que te sucede, te sientes un ser humano muy afortunado, lo que asombrosamente hace que más cosas buenas lleguen a tu vida, por el poder de la intención y la atracción del universo.

El que aprecia lo que tiene, es consciente de todos los tesoros que le rodean. De esta manera, cuando vienen tempestades que amenazan con destruir sus cosechas, sabe que en su granero tiene otras grandes reservas de semillas para volver a sembrar.

Danza con tus miedos

El miedo es una reacción natural. La clave es conseguir dominar el miedo, para que no nos paralice.
Creo que detrás de nuestros miedos nos aguardan nuestros sueños más extraordinarios.

A veces tenemos miedo a ahondar en nosotros mismos para conocernos. Incluso tememos descubrir el inmenso potencial que habita en nosotros, porque no queremos asumir la responsabilidad que conlleva el sabernos creadores de nuestro destino.

Se precisa valor para dejar de culpar al mundo, a las circunstancias, a los políticos, a la familia o a los amigos, y tomar las riendas de nuestra vida.

Se requiere coraje para reconocer que no estamos satisfechos, que no nos sentimos plenos.

Hace falta confianza en uno mismo para estar dispuestos a corregir el rumbo, abandonar ciertos caminos y explorar nuevos horizontes.

Lo primero es reconocer nuestros miedos en lugar de ignorarlos o rechazarlos. Escríbelos para externalizarlos.
Segundo, acéptalos. Tercero, pregúntate a ti mismo: ¿Qué es lo peor que puede suceder?

Con frecuencia, no es tan catastrófico como lo habías imaginado.

Cuarto, prepárate para danzar con ellos y finalmente actúa a pesar de tus miedos.

Hazte las preguntas claves

Para encontrar respuestas primero deberemos hacernos las preguntas claves. Tú eres el único que puedes encontrar tu Pasión, está dentro de ti, esperando a ser descubierta, potenciada y compartida con el mundo.

Hazte preguntas retadoras para averiguar que enciende tu fuego, que hace que se acelere tu corazón y que te sientas en coherencia con tu ser.

Busca un lugar tranquilo, sin distracciones, y dedica las horas que sean necesarias para desvelar las respuestas.

Puede que para algunas preguntas no encuentres aún las respuestas. No pasa nada, esto quiere decir que necesitas tiempo y vivir más experiencias, estando atento a las señales del camino.

Aquí comparto contigo algunas preguntas que cambian destinos:

¿En qué eres bueno? ¿Cuáles consideras que son tus dones?

¿Qué te emociona? ¿Qué te hace más feliz?

¿Sobre qué te gusta leer?

¿Con qué profesión o actividad sueñas secretamente?

 ¿Cuándo fue la última vez que te entregaste completamente a algo? ¿Qué fue lo que te hizo trabajar con tanta fuerza?

¿Por qué cosas la gente suele agradecerte?

¿Qué personas te inspiran? ¿Por qué?

¿Qué harías si supieras que no puedes fallar?

¿Cómo quieres ser recordado? ¿Qué huella quieres dejar en el mundo?

¿En qué tus amigos te suelen decir que eres bueno o qué deberías estar haciendo para ganarte la vida? Si no lo recuerdas, entonces ve a preguntarles

Toma decisiones desde el Amor

A lo largo del camino de auto conocernos y tomar las decisiones verdaderamente alineadas con nuestra esencia, hay muchos momentos de dudas, desesperación, frustración y bajones emocionales, lo importante es asumirlos como parte del proceso y no rendirnos.

Tomar ciertas decisiones no siempre es sencillo, porque tenemos miedo a equivocarnos y a perder, porque nos creemos demasiado jóvenes o demasiado mayores, porque pensamos que no contamos con los recursos y la formación requerida, o simplemente porque no sabemos qué es lo mejor para nosotros y las personas que más queremos.

No importa el camino que tomes, lo que importa es que el camino que elijas tenga corazón, el camino que sientas que responda a la esencia de tu ser.

Si la decisión no te hace feliz hoy, no te hará feliz en el futuro. Si no te hace feliz hoy el camino, no te hará feliz mañana la meta.

Al final el camino es mucho más importante que la meta.

¿Tiene corazón tu decisión? ¿Tiene corazón tu camino?

Si lo tiene entonces tu viaje muy probablemente será dichoso, mientras lo sigas, serás uno con él, te volverás más fuerte y más grande que tus miedos y limitaciones. Si no tiene corazón tu camino, te volverás más débil, te sentirás culpable, insatisfecho, resentido con la vida.

Pregúntate si estás tomando la decisión desde el Miedo o desde el Amor.

Tomar la decisión desde el Amor es poner nuestra intención en la confianza, en el amor, en lo que quieres que pase.

Tomar la decisión desde el Miedo es poner el foco en lo que no quieres que pase, en la desconfianza.

Creo que vivir en propósito consiste precisamente en aprender a decidir siempre desde el amor. Cuando decides desde el Amor automáticamente se incrementa tu paz interior.

Cuando vayas a tomar una decisión pregúntate que vas a ganar tú, que va a ganar el mundo, qué va a ganar tu entorno, de qué forma tu decisión contribuye a que tú y el mundo sean mejores.

Experimenta y reinvéntate.

Empieza a ponerte en acción. Experimenta y observa cómo te sientes.
No podemos saber si algo nos apasiona, hasta que no experimentamos. Sólo podemos conocernos realmente a través de las experiencias.

Piensa de qué maneras puedes comenzar a potenciar más tus talentos. Piensa de qué formas puedes servir y ayudar a otras personas desde las dificultades que has superado, las actividades que te gustan y los conocimientos y experiencias que has aprendido.

Revisa tu historia, tus propios retos vencidos. Revisa tus valores personales, tus fortalezas y habilidades. Porque en todo lo que eres está la semilla de tu pasión y lo que puedes brindar al mundo.

Quizás para encontrar tu auténtica pasión necesites reunir el suficiente valor, dejando atrás todo lo que te ha protegido y con lo que te has identificado hasta ahora, y sea preciso embarcar en un viaje en búsqueda de tu propia verdad. Quizás necesites equivocarte varias veces, tal vez necesites perderte en el camino para encontrarte.

Tendrás que estar dispuesto a que todas las experiencias que te sucedan en ese viaje te iluminen. Deberás aceptar todo lo que llegue como parte del proceso de transformación. Así experimentando y entregando lo mejor de ti, llegará el día en que sentirás que has encontrado lo te mueve y te alienta, lo que te enamora y te apasiona de la vida, lo que permite que tu alma se halle en un estado infinito de agradecimiento y conexión con el universo.

Saludo el lugar en que tus miedos y los míos se vuelven luz,

Zuzel Amelia

Si te gusta, compártelo 🙂Share on Facebook33Tweet about this on TwitterEmail this to someone

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Estás dispuesto a expandir tu consciencia y encender la chispa de tu Pasión y tus talentos?

Comienza hoy a recibir en tu correo mis mensajes más personales para acompañarte en esta aventura fascinante

Comparte tus ideas conmigo

Los campos requeridos están marcados con un *

*

 

Comentarios

  1. Gracias Zuzel por todos los artículos que escribes, son muy inspiradores y de ayuda para todos los que nos sentimos desconectados, que no encontramos un rumbo en esta vida. Me he sentido tan insegura durante años, a causa de una enfermedad, que no sé para qué he venido, no encuentro mi vocación, no sé lo que realmente quiero para mí, para mi futuro.
    Saludos y muchas gracias nuevamente por tus palabras. Un abrazo de luz y de paz.

    • Zuzel Amelia dice:

      Querida Pamela:

      Gracias a ti por recibir mis mensajes con amor y por estar en esta búsqueda hacia lo mejor que hay en ti.

      Quiero decirte tesoro, que esos momentos dolorosos, esos grandes desafíos de nuestra vida, esos momentos en que incluso no sabemos como vamos a superarlos, son con frecuencia, regalos de la vida para despertarnos a lo que estamos destinados a hacer en el mundo, para despertar nuestro propósito y nuestra vocación de servicio.

      Esos momentos pueden apuntarnos hacia a un trabajo que nos importe, un proyecto de emprendimiento o una misión en la vida.

      Reflexiona sobre cómo podrías impactar positivamente la vida de otras personas gracias a todo lo que has aprendido a través de las pruebas más duras que has atravesado.

      Espero que a través de mis mensajes semanales y de mis artículos puedas encontrar más claridad en tu camino.

      Un abrazo lleno de amor y bendiciones para ti,

      Zuzel

  2. Gracias infinitas y Bendiciones por tus guías de luz que hacen mi día. Un abrazo

  3. Juan Bautista dice:

    Ahora mismo la llamada que tengo es la de intentar aprender yoga para sentirme mejor y hacer que los que me rodean tambien esten mejor.
    gracias Zuze.

    • Zuzel Amelia dice:

      Me alegra Juan que hayas identificado esa llamada en tu interior.

      Gracias a ti por estar ahí 🙂

      Un gran abrazo con todo el cariño

  4. walter castro dice:

    Jaja!Hola Zuzel,me causó mucha gracia el sombrero que te pusiste!Es hermosa esa foto,porque irradias toda la frescura y transparencia que tienes!Te mando un abrazo de corazón!

    • Zuzel Amelia dice:

      jajaja, síii me encanta ese sombrero y esa foto! Fue un día muy divertido, hay que sacar a nuestro niño interior y darle alas 😉

      Un abrazo de corazón para ti también!