Descubre la versión más auténtica de quién eres y deja una huella significativa en el mundo.

Recibe mis mensajes semanales desde el corazón, para guiarte en el viaje hacia el florecimiento de tu yo más apasionado, consciente y libre.

Cómo aumentar tu energía naturalmente para vivir al máximo

Probablemente tengas una gran visión para tu vida: sentirte pleno y saludable, lograr la realización personal y profesional, viajar alrededor del mundo, vivir con pasión, etc. Tienes grandes sueños, pero para conseguir esos sueños necesitas sentirte bien, necesitas sentirte fuerte, levantarte con suficiente energía para salir fuera de la cama emocionado por el día que comienza.

Cuando estamos agotados y nos sentimos como si nos hubiera pasado un camión por encima es realmente duro hacer lo que queremos hacer. Lo sé porque hubo una etapa de mi vida que me sentía así y por más que intentaba hacer las cosas, tenía la sensación de estar siempre cansada.

Hasta que un día tomé la firme decisión de ser la capitana de mi propio bienestar y cuidar de mí y de mi cuerpo con consciencia y amor. Empecé con pasos pequeños, haciendo algunos cambios en mis hábitos y creencias. Poco a poco mi energía fue transformándose.

La energía atrae más energía. Cuando te sientes con energía, haces mejor las cosas y atraes experiencias más gratificantes a todos los ámbitos de tu vida. Sin embargo, el cansancio y la falta de energía, merman en gran medida nuestro potencial y esa vida extraordinaria que nos aguarda.

Si estás pasando un tiempo difícil con tu energía, te recomiendo de corazón que comiences poco a poco estos cambios. Sé paciente contigo. Si te sientes cansado, si no duermes bien, si te levantas de mal humor y con falta de energía, tu cuerpo está intentando decirte algo, así que no ignores al mensajero.

A veces, la falta de energía es una crisis física: necesitamos dormir más, una mejor nutrición etc. En otras ocasiones, la causa es emocional o espiritual. Quizás nuestras acciones no están alineadas con nuestro ritmo natural y cómo queremos sentirnos.

Cuando voy en contra de mi esencia e ignoro los susurros de mi alma, es sólo cuestión de tiempo antes de que me sienta agotada y desmotivada.

Tal vez nos estamos empujando en muchas direcciones y nos sentimos dispersos y agobiados. En este caso, puede que lo que necesites es detenerte a observarte para encontrar tu foco y cuál es el camino que en verdad quieres seguir.
Puede ser el momento de mirar hacia dentro sin juzgar y tomar las decisiones que has estado aplazando por mucho tiempo, para pensar realmente en ti, en lo que tú quieres y necesitas.

Independientemente de lo que esté causando tu fatiga y falta de energía, estas recomendaciones te ayudarán a dar cambios significativos. Recuerda que mereces despertarte lleno de energía para crear esa vida extraordinaria que tú puedes vivir.

9 Formas para aumentar tu energía naturalmente

1. Escucha a tu cuerpo

escucha a tu cuerpo

El cuerpo es sabio, y si estamos cansados significa que nuestra batería interna está agotada porque no la hemos recargado con la energía que necesita para funcionar de forma óptima.

Busca ratos de silencio y tranquilidad y conecta con tu cuerpo, tócalo, siéntelo, acarícialo 🙂

Bebe agua suficiente, descansa cuando tu cuerpo te lo pida, cumple con aquellas actividades que realmente te aporten cosas positivas, no te fuerces a situaciones que te roben más energía.

Escucha a tu cuerpo también para saber qué tipo de alimentos le sientan bien y le dan más energía y cuáles no, qué momentos del día está más activo y en cuáles te pide que pares un poco, no hagas sobre esfuerzos y toma consciencia de que tu cuerpo es el templo donde vives, y merece respeto y amor.

2. Realiza actividades que te traigan alegría

Si estás sin energía, es hora de recargarse las pilas.

Escucha música agradable. Baila una canción que te guste. Lee un libro de crecimiento personal o autoayuda. Ve al cine a ver una comedia. Contempla un paisaje al atardecer. Haz esas pequeñas cosas que sabes que disfrutas y te relajan.

Te recomiendo que escribas una lista de todas las cosas que disfrutas hacer, que te dan felicidad y paz interior y cada día hagas una, por pequeña que sea, todo suma.

3. Nutrición inteligente y consciente.

Comer o alimentarnos es llevar un alimento a la boca, nutrirnos consiste en suministrar al organismo los nutrientes necesarios para estar sanos.

Nos solemos preocupar por no tomar demasiadas grasas con el fin de cuidar el corazón y las arterias, poco azúcar por miedo a las caries y a la obesidad, no demasiada sal por miedo a la tensión alta e incluso podemos optar por los alimentos integrales porque contienen la tan bienvenida fibra. Lo que comemos tendemos más a relacionarlo con nuestro aspecto físico y no tanto con la salud y el bienestar de nuestro cuerpo.

Es importante comprender cómo nuestra salud y vitalidad dependen en gran medida de lo que ingerimos a través de los alimentos.

A través de una alimentación consciente volvemos a conectar la fisiología del cuerpo con la inteligencia natural que está dentro de uno. Mi invitación es que empieces a tomar más consciencia en lo que comes, para que no le des a tu cuerpo lo que le daña y le proporciones los nutrientes que sí necesita.

Hoy en día debido a causas como la agricultura intensiva todo el año, el empobrecimiento de los suelos, las comidas rápidas, la polución ambiental, los conservantes, abonos químicos, pesticidas, recogida prematura de cosechas, largos almacenajes, etc., todo esto contribuye a que los alimentos que comemos tengan excesos de cosas que no necesitamos y carencias de nutrientes esenciales que sí necesitamos para un funcionamiento óptimo del organismo.
En este sentido una solución muy recomendable es la complementación nutricional a través de complementos o suplementos alimenticios.

En mi caso personal, el incorporar alimentos equilibrados basados en la nutrición celular y complementos alimenticios como el omega 3 y multivitamínicos ha marcado una diferencia notable en mis niveles de energía y de bienestar general.

La vitamina C contribuye a reducir el cansancio y la fatiga y a mantener una función mental normal. Las vitaminas B son necesarias para el metabolismo energético diario.

4. Practica ejercicios de respiración

Zuzel Amelia respiracion consciente

El pranayama o las técnicas de control de la respiración no sólo se trata de la respiración, sino de energía vital que se encuentra en todos los seres vivientes.

Absorbemos prana o energía a través de:
• el alimento que comemos
• el agua que bebemos
• los rayos solares
• el aire que respiramos

Entrenando técnicas de pranayama o respiración podrás sintonizar con la fuente infinita de energía.

Aquí comparto contigo un sencillo ejercicio de respiración que puedes practicar en cualquier momento:

Para comenzar, siéntate tranquilo en un lugar donde estés cómodo. Cierra los ojos y comienza a respirar por la nariz.

Ahora ya puedes comenzar: Inhala durante 4 segundos… exhala durante 8 segundos… Mantén un ritmo suave y uniforme.
Si el ritmo de 4 y 8 segundos te resulta corto, puedes ir alargándolo. Si las respiraciones largas te crean algún tipo de ansiedad, disminuye el tiempo, por ejemplo inhalar 2 segundos y exhalar 4. Lo más importante es que la exhalación sea más larga que la inhalación, no la duración de la respiración.

Practica este ejercicio de respiración durante al menos 5 minutos. ¡Vas a ver una gran diferencia en tu estado de ánimo!

Si quieres aprender otra técnica muy efectiva de respiración te recomiendo que mires este video de Naylín Núñez:

5. Haz ejercicio moderado

Sí, lo sé, ahora el ejercicio es quizás la última cosa que quieres hacer, pero incluso el más pequeño movimiento te ayudará a mejorar tu energía.

Te estoy hablando de ejercicio suave y restaurativo como puede ser el yoga, el Pilates o estiramientos. Comienza despacio y no hagas más de lo que puedes.

Aquí tienes un excelente video de Yoga para principiantes, apto para personas que nunca lo hayan practicado.

La meta es despertar tu cuerpo, no traumatizarlo más. Además, estate atento a tu postura y si pasas largas horas en el ordenador, asegúrate de levantarte y moverte un poco cada hora.

5. Bebe mucha agua

En torno al 75% de nuestro cuerpo es agua. Cada día perdemos 1,7 litros de agua a través de la respiración, el sudor, etc.

El nivel de agua en el organismo tiene una importancia vital para nuestra salud, ya que el agua regula la temperatura corporal, ayuda a los órganos a asimilar mejor los alimentos, protege y humedece las articulaciones, limpia, transporta el oxígeno y las sustancias a las células.

Algunos síntomas de deshidratación son: cansancio, energía baja, dolor de cabeza, mareos, problemas intestinales, gases, dolores musculares, problemas con los riñones, labios, boca, piel seca, respiración dificultosa, etc.

Para mantener una hidratación óptima, se recomienda beber diariamente entre 8 y 12 vasos de agua por cada 50 kilos de peso.

Si bebes poca agua, empieza a aumentar la ingesta progresivamente hasta conseguir beber la cantidad diaria adecuada para ti.

6. Bebe té Verde

Las investigaciones sugieran que beber de 2 a 3 tazas de té verde diriamente incrementan signiticativamente el metabolismo en las 24 horas después de su consumo. Además, el té verde puede aumentar la oxidación de las grasas, lo que significa menos almacenamiento de grasa corporal.

Aléjate de los carbohidratos simples, como galletas, pan blanco y patatas fritas. En su lugar merienda nueces, semillas, puré de garbanzos, verduras, bebidas de proteína se soja, que no tienen los efectos de debilitar tu energía como los carbohidratos.

Importante también no saltarte las comidas y no comer en exceso.

7. Ilumina tu día

Si has sido invadido por la tristeza, el estrés y los problemas emocionales, conseguir más luz puede ser una de las claves para aumentar tu banco de energía.

La luz del sol en realidad aumenta el oxígeno en el torrente sanguíneo, lo de que da más resistencia y energía. Así que recuerda salir a tomar el sol unos minutos cada día en los horarios en que es menos intenso.

8. Deja que circule el aire fresco

¿Quién no se siente agotado cuando está en un lugar cerrado, en el que no entra aire fresco y la luz del sol?

Mantén tu habitación ventilada para que circule el aire fresco y renueve la energía de tu cuerpo.

9. Descansa adecuadamente

Si no dormimos lo suficiente, el reloj de nuestro cuerpo pierde su ritmo biológico y comienza a manifestar disfunciones.

Hay estudios que demuestran que la falta de sueño afecta el juicio, la capacidad de retener información, así como también puede aumentar el riesgo de sufrir accidentes. La falta de sueño también altera el sistema inmunológico y provoca aumento de peso, así como la alteración de los niveles hormonales que afectan el apetito.

Otra de las consecuencias se relaciona con la diabetes, la hipertensión arterial, el estrés y la depresión.

Por eso te recomiendo descansar bien y consistentemente cada día.
Intenta mantener tus horarios de forma regular de manera que tu cuerpo pueda establecer una rutina.

Tu turno: ¿Qué provoca que baje tu energía? ¿Tienes algún consejo para mejorar nuestra energía? Por favor, compártelo, ¡Gracias! 🙂

Con Pasión y Propósito,

Zuzel Amelia

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Estás dispuesto a expandir tu consciencia y encender la chispa de tu Pasión y tus talentos?

Comienza hoy a recibir en tu correo mis mensajes más personales para acompañarte en esta aventura fascinante

Comparte tus ideas conmigo

Los campos requeridos están marcados con un *

*