Descubre la versión más auténtica de quién eres y deja una huella significativa en el mundo.

Recibe mis mensajes semanales desde el corazón, para guiarte en el viaje hacia el florecimiento de tu yo más apasionado, consciente y libre.

12 Recomendaciones de salud y bienestar para una vida vibrante

Uno de los obstáculos que he encontrado en mi camino de vivir mi Pasión, ha sido mi salud y mi energía. Con frecuencia pensamos que una persona que ha encontrado su pasión y que vive haciendo lo que ama, todas las mañanas se levanta de la cama de un salto.

Esto es verdad, siempre y cuando la persona se sienta con energía y salud para hacerlo, y esto no siempre sucede.

En mi caso personal yo sabía cuál era mi pasión y mi propósito, sin embargo sentía que mi cuerpo no me respondía como quería y esto me frustraba mucho. Me despertaba cansada aún después de haber dormido 8 horas o más, tenía que poner el despertador varias veces antes de levantarme, y después de comida, la siesta de una hora se había convertido en una cita obligada, de otra forma me sentía embotada toda la tarde.

Te confieso que algunas veces llegué a dudar si realmente había descubierto lo que me apasionaba y si estaba viviendo en coherencia con mi propósito, porque creía que si así era, debía sentirme a tope de energía.

Pensaba por aquel entonces que mi cansancio habitual y no poder controlar mi peso, se debía al hipotiroidismo que padezco desde los 25 años. Durante algún tiempo me conformé con ese estado de letargo, hasta que hace un año decidí comprometerme completamente con mi salud, porque tomé consciencia de que para poder continuar haciendo lo que más disfrutaba, antes tenía que sentirme con vitalidad para hacerlo.

Comprobé entonces que cuando te comprometes contigo mismo, desde lo profundo de tu ser emerge la fuerza y la claridad para hacer las cosas necesarias. Cuanto te conciencias con tu bienestar y tu crecimiento, el conocimiento y las herramientas que te ayudarán a lograrlo aparecen en tu camino.

El cuerpo es el templo de nuestra alma y es nuestro vehículo para vivir experiencias y realizar nuestras potencialidades, por eso es tan importante que le cuidemos con el amor que se merece.

La falta de energía, el sobrepreso, el dolor y muchos síntomas que nos limitan, suelen ser señales que el cuerpo nos envía para que le prestemos atención a nuestros pensamientos, estilo de vida, a nuestra nutrición y a nuestras emociones.

La creación de hábitos para un estilo de vida saludable, tanto a nivel físico como emocional, es una asignatura primordial para todas las personas que quieren vivir una vida vibrante, para todos los emprendedores que quieren trabajar con pasión y vivir en plenitud.

Gracias a una nutrición inteligente, al ejercicio físico consciente y al trabajo interior con mis pensamientos y emociones; mi salud, mi físico y mi bienestar han dado un cambio sorprendente. Hoy en día me siento con mucha más energía y con mucha más fortaleza física que nunca antes.

Por esta razón en este artículo quiero compartir contigo lo que a mí me ha funcionado. Ten presente que nada de lo que digo tiene que ser correcto o incorrecto, verdadero o falso, se trata de hábitos y herramientas que he experimentado y que han mejorado notablemente mi físico y mi salud y la de muchas personas que conozco.

12 Recomendaciones de salud y bienestar para una vida vibrante

1. Define qué es lo que quieres realmente

La primera razón por la que la mayoría de la gente no obtiene lo que quiere es porque no sabe lo que quiere.

Si no sabes lo que quieres, no sabes hacia dónde vas. Cualquier camino te sirve y esto puede llevarte a caminar siempre cuesta arriba.

¿Qué es lo que quieres en el área de tu salud y bienestar?
¿Qué cambios físicos te gustaría obtener?

Es importante enfocarte en lo que quieres ahora, no en lo que querías hace 20, 10 o 5 años atrás.
La vida es un constante estado de cambio, así que lo quieres hoy puede que no sea lo que querías para ti en el pasado. Este es el momento perfecto para que re evalúes y explores qué quieres ahora.

2. Descubre cuáles son tus razones

Si deseas sentirte más saludable y vital o si por ejemplo quieres perder peso y lucir más joven, entonces deberías conocer cuáles son las razones que te impulsarán para conseguir tus objetivos.

Si estás familiarizado con el desarrollo personal, es probable que hayas escuchado que independientemente del objetivo que establezcas, cuantas más razones tengas para conseguirlo, cuanto más te convenzas a ti mismo de tu deseo de lograrlo, más fácil te resultará hacer lo necesario para alcanzar tu meta.

Así que la recomendación que te doy es que medites las respuestas a estas preguntas:

¿Por qué quieres sentirte más saludable ahora?
¿Qué ha causado esta decisión?
¿Por qué es importante para ti verte y sentirte mejor?
¿Cuán comprometido estás con tus objetivos?

3. Comprende cómo tus pautas mentales crean constantemente tus experiencias

Para tomar parte activa en tu proceso de mejoramiento de tu salud y bienestar es importante comprender cómo tus pautas mentales crean constantemente tus experiencias de la vida, tanto las buenas como las que llamamos malas.

La enfermedad es una manera que tiene el cuerpo de decirnos que tenemos una idea falsa en la consciencia, el cuerpo nos dice que vamos por mal camino y que necesitamos cambiar nuestra forma de pensar, nuestras creencias, nuestros hábitos.

Yo creo que toda enfermedad es una enseñanza que podemos aprender, por favor, no te limites a quejarte. No se trata de condenarnos ni de culparnos, sino de observar en nosotros qué debemos cambiar.

Igual que todo lo demás en la vida nuestro cuerpo es un reflejo de nuestros pensamientos, creencias interiores y los hábitos que hemos tenido a lo largo de los años.

El cuerpo siempre nos está hablando, lo único que necesitamos es darnos tiempo para escucharlo con amor, sin juzgar.

3. Crea tu Plan Personalizado de Bienestar

Una vez que realmente has tomado consciencia de tu poder personal para vivir con más salud y bienestar, y te comprometes a invertir tu tiempo, energía y recursos en tomar el control de tu salud, te animo a que visualices en tu mente estos puntos.

– Cómo te gustaría sentirte, qué aspectos de tu salud te gustaría mejorar
– Cómo te gustaría estar en el medio y largo plazo.
– Cómo te gustaría que se viera tu cuerpo

A continuación deberás traducir esa visión en objetivos mensuales que abarquen las áreas de desarrollo personal, nutrición, ejercicio, terapias alternativas y todo lo que sea necesario para llegar hasta esa visión que ya tienes en tu mente.

4. Toma consciencia de los hábitos negativos para liberarlos

Ten en cuenta que si sigues haciendo lo que has hecho hasta ahora, seguirás obteniendo lo que hasta ahora has obtenido.

Puedes tomar consciencia de los hábitos que te han llevado a no tener la salud y el bienestar que deseas y comprometerte a cambiarlos.

Por ejemplo, si a menudo te das atracones o comes una bolsa de patatas crujientes que son hábitos negativos cuando estás intentando controlar tu peso y comer saludable, estás realmente bloqueando tus objetivos.

Haz una lista de las cosas que estás tolerando en tu vida, esas cosas que sabes que no deberías hacer pero que todavía haces.

Identificar los obstáculos que te impiden conseguir lo que quieres es un gran paso para el cambio.

5. Bebe mucha agua

En torno al 75% de nuestro cuerpo es agua. Cada día perdemos 1,7 litros de agua a través de la respiración, el sudor, etc.

El nivel de agua en el organismo tiene una importancia vital para nuestra salud, ya que el agua regula la temperatura corporal, ayuda a los órganos a asimilar mejor los alimentos, protege y humedece las articulaciones, limpia, transporta el oxígeno y las sustancias a las células.

Algunos síntomas de deshidratación son: cansancio, energía baja, dolor de cabeza, mareos, problemas intestinales, gases, dolores musculares, problemas con los riñones, labios, boca, piel seca, respiración dificultosa, etc.

Para mantener una hidratación óptima, se recomienda beber diariamente entre 8 y 12 vasos de agua por cada 50 kilos de peso.

Si bebes poca agua, empieza a aumentar la ingesta progresivamente hasta conseguir beber la cantidad diaria adecuada para ti.

6. Haz un desayuno completo y equilibrado

Un desayuno completo y equilibrado es fundamental para poder afrontar el día con energía, así como para evitar los bajones de azúcar que nos hacen picar entre horas.

¿Cuántas veces hemos oído decir que desayunemos como reyes? Sin embargo, seguimos desayunando poco o nada porque nos levantamos sin apetito o tenemos prisa para marchar al trabajo. Es una equivocación tremenda no desayunar, o desayunar incorrectamente.

Comenzar el día con un desayuno basado en carbohidratos simples es disparar tu apetito. Eso genera un aumento inmediato del nivel de azúcar en sangre, lo que fuerza a nuestro páncreas a segregar insulina. La insulina remueve el azúcar de la sangre, convirtiendo el exceso en grasa.

Como resultado, disminuye el azúcar en sangre (por debajo de los niveles normales) y volvemos a sentir debilidad y ganas de comer carbohidratos simples (galletas, café, dulce, chocolate, etc)

Este ciclo se repite de 2 a 3 veces por día, obligando al páncreas a trabajar en exceso para producir suficiente insulina, y constituye una de las principales causas de la diabetes, hipertensión y sobrepeso.

Un buen desayuno debe suministrar al organismo todos los nutrientes vitales, suministrar energía basada principalmente en proteínas y carbohidratos saludables, proveer al organismo suficiente agua y ayudar a mantener normalizado el nivel de azúcar en sangre.

7. Descansa adecuadamente

Si no dormimos lo suficiente, el reloj de nuestro cuerpo pierde su ritmo biológico y comienza a manifestar disfunciones.

Hay estudios que demuestran que la falta de sueño afecta el juicio, la capacidad de retener información, así como también puede aumentar el riesgo de sufrir accidentes. La falta de sueño también altera el sistema inmunológico y provoca aumento de peso, así como la alteración de los niveles hormonales que afectan el apetito.

Otra de las consecuencias se relaciona con la diabetes, la hipertensión arterial, el estrés y la depresión.

Por eso te recomiendo descansar bien y consistentemente cada día.
Intenta mantener tus horarios de forma regular de manera que tu cuerpo pueda establecer una rutina.

8. Haz ejercicio al menos 30 minutos al día.

Si no haces ejercicios, seriamente deberías considerar que impacto está teniendo en tu cuerpo. El ejercicio pone tu cuerpo y tu energía en movimiento y tu sangre en circulación.

El cuerpo ha sido creado para la actividad física, y el impulso a moverse es una tendencia natural del ser humano. Se puede observar en los recién nacidos y en los niños, que están constantemente en movimiento, por el puro placer de hacerlo. Ese placer de usar el cuerpo se puede mantener toda la vida, pero si ahora no sientes ese impulso, si te has acostumbrado a una vida sedentaria, es que te has distanciado de la naturaleza. La consecuencia de esta distancia es un desequilibrio que transforma tu estado natural en fatiga y desmotivación.

Te recomiendo muchísimo practicar actividades como el baile, el yoga y el Pilates.
El Yoga al introducirnos en la meditación, nos relaja y acalla el ruido incesante de la mente, ofreciéndonos una grata paz interior.
La práctica del yoga físico tiene muchísimos beneficios entre los que están aliviar el estrés, aumento de la capacidad de concentración, aumento de la confianza en uno mismo

Desde el punto de vista emocional, el ejercicio físico provoca en mí una liberación de emociones, me siento más libre, más ligera y conectada con mí ser interno.
Mi recomendación es que encuentres tu propia rutina de ejercicios, aquella que se acople mejor con tus gustos, tus necesidades, capacidades físicas y el tiempo que tengas disponible.

9. Alimentación Consciente

El momento de comer debería ser un momento de paz, de calma, de disfrute en el que entramos en contacto con el combustible de nuestra vida.

Tanto si comes solo o si comes en familia, intenta poner silencio y consciencia a este momento tan sagrado de conexión con el cuerpo.

Una persona que come con consciencia siempre tendrá buenas digestiones y un peso saludable.

Destina un tiempo suficiente a tus comidas para que puedas comer despacio y masticar bien la comida, esto hace que mojemos bien los alimentos con las enzimas que facilitarán su digestión, regulando el PH de los alimentos durante este proceso.

La saliva tiene un PH ligeramente alcalino, que contrarresta los niveles de acidez de los alimentos y de los ácidos del estómago. Cuanto más masticamos la comida, menos ácida será para nuestro cuerpo, lo que ayudará a mejorar nuestra salud y reducir el riesgo de contraer enfermedades crónicas y degenerativas.

10. Realiza una Nutrición equilibrada

Para tomar el control de nuestra salud y bienestar un aspecto imprescindible es la nutrición.

Hasta hace 100 años nuestra historia ha sido una historia de hambre y de supervivencia, ahora parece que no nos debe preocupar la comida. Hemos pasado del hambre a comer sin medida y sin consciencia y como consecuencia la alimentación se ha convertido en nuestro primer problema de salud.

La alimentación del futuro creo que consiste en recuperar la gastronomía y aplicar la ciencia nutricional en el desarrollo de alimentos saludables, dentro de un sistema de producción sostenible y suplementos que complementen a esa gastronomía.

Yo apostaría por una comida menos procesada, más “auténtica”, que sea preferentemente local y ecológica, que respete la economía y los productores locales, que requiera menos transporte y contamine menos, que nos identifiquemos con ella porque es de nuestra tierra.

Como no solemos disponer del tiempo suficiente y es complicado saber todos los nutrientes que necesitamos y en qué cantidades, podemos recurrir a productos nutricionales de alta calidad con moderación calórica, que son realmente complementos a nuestra alimentación y que en mi experiencia personal me han aportado muchos beneficios a mi salud y bienestar.

11. Practica de Meditación

La meditación es una potente herramienta para observar qué pasa por nuestra mente y conocernos mejor.

Afortunadamente, y al contrario de lo que ocurre con muchas terapias alternativas, la meditación es compatible con el método científico, de manera que ya podemos decir que los efectos que ejerce la práctica de la meditación en nuestro organismo están científicamente probados.

La meditación estimula la autocuración, nos proporciona mayor consciencia y creatividad, estimula y refuerza las zonas del cerebro asignadas a la felicidad y la alegría, aumenta el cociente intelectual y estimula el sistema inmunológico, entre otros muchos beneficios.

La meditación es una experiencia que te animo a experimentar, para conectar con quien eres, con tu ser auténtico y sintonizar con el equilibrio de tu cuerpo.

12. Vínculate con la acción y desvincúlate del resultado de la acción

Esta recomendación es esencial para poder disfrutar del camino de tu bienestar. Vínculate con la acción y desvínculate del resultado de la acción, lo que viene a decirnos que lo importante es el camino en sí mismo, que pongas el foco en lo que tú puedes hacer y no te apagues a los resultados.

Todo tiene su ritmo y su tiempo en la naturaleza y tú como parte de ella tendrás que esperar tu primavera para florecer. No te desesperes y ama el tiempo de los intentos, este tiempo de crecimiento y de búsqueda de tu mejor versión.

Si te ha gustado este artículo y crees que puede ayudar a otras personas, por favor compártelo en las redes sociales, te invito también a que te suscribas a mi lista de correos para que recibas cada domingo mis emails más personales para guiarte en el viaje hacia el florecimiento de tu yo más apasionado, consciente y libre.

Saludo el lugar en que tus miedos y los míos se vuelven luz.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Estás dispuesto a expandir tu consciencia y encender la chispa de tu Pasión y tus talentos?

Comienza hoy a recibir en tu correo mis mensajes más personales para acompañarte en esta aventura fascinante

Comparte tus ideas conmigo

Los campos requeridos están marcados con un *

*