Descubre la versión más auténtica de quién eres y deja una huella significativa en el mundo.

Recibe mis mensajes semanales desde el corazón, para guiarte en el viaje hacia el florecimiento de tu yo más apasionado, consciente y libre.

Cómo Encontrar mi Propósito, un enfoque que cambiará toda tu perspectiva

Hoy me gustaría hablarte acerca de esa gran pregunta que nos puede conducir a una fuerte crisis espiritual y profesional: Cómo encontrar mi propósito.

Ponernos frente a esta pregunta lo comparo con pararnos al borde de un precipicio, en el que solo tenemos dos alternativas: retroceder y volver al campo conocido pero a la vez insatisfactorio, o dar el salto desde la confianza para explorar lo que hay más allá del abismo.

¿Cuál es mi llamado?

¿Para qué estoy haciendo lo que hago?

¿Qué se supone que debería estar haciendo con mi vida?

¿Es este mi camino correcto?

Muchas preguntas que nos remueven por dentro…

En diferentes momentos de mi vida he luchado con estas interrogantes, sé lo que se siente cuando no sabes qué rumbo tomar, cuando te gustaría hacer algo diferente que te proporcione más plenitud y quisieras encontrar una misión personal que te inspire a crear un mundo mejor.

Pero aquí está el meollo de la cuestión: queremos encontrar una sola respuesta correcta y permanente y creemos que un día, de repente aparecerá ante nosotros como una revelación que nos atraviesa las entrañas y nos quita de un plumazo todos los miedos y las dudas.

Creemos además que cuando encontremos esa única respuesta perfecta, trabajaremos felizmente en esa pasión o propósito por el resto de las décadas de nuestra vida.

Una de las cosas que quiero hacer en este artículo es desmitificar algunas creencias que nos pueden causar ansiedad y frustración, y darte 4 pautas fundamentales para alinearte con tu propósito Aquí y Ahora.

Pauta 1: Las respuestas llegan como consecuencia de experimentar y arriesgarnos a ir más allá de nuestros miedos y límites.

Las respuestas a las preguntas trascendentales de nuestra vida normalmente no se descubren en un segundo una mañana iluminada, sino que se encuentran a través de experimentar, de probar, de arriesgarnos a ir más allá de nuestros miedos y límites.

La vida está llena de caminos, puede que empieces uno de ellos, sin estar seguro de que ese es el mejor para ti, y eso está bien, es importante aprender a estar cómodos en la incertidumbre, y sobre todo comprender que no hay caminos incorrectos, ya que todos nos traerán distintas experiencias y aprendizajes, pero realmente no hay manera de equivocarnos cuando estamos en la búsqueda hacia nosotros mismos.

No busques una única respuesta correcta y permanente,la elección más sabia es estar abierto a que se manifieste en cada momento el llamado que la vida pide de ti.

Que descubras hoy una pasión a seguir, un propósito a crear no significa que tengas que seguir esa misma llamada el resto de tu vida. Fluye con cada momento para que puedas seguir a tu corazón, porque donde esté tu corazón ahí estará tu propósito.

Pauta 2: Despierta, Descubre y Nutre quien realmente eres.

¿Y si tu propósito es despertar, descubrir y nutrir quién realmente eres?

Tu propósito no tiene que ver con lo que haces, tu propósito tiene que ver con despertar, con descubrir y nutrir quien realmente eres, conocerte y amarte al nivel más profundo y guiarte a ti mismo a casa cuando pierdes el camino de tu alma.

Cuanto más hagas esto, más consciente y presente te volverás, lo que creará más armonía en tu vida. Todo lo demás: tu gran pasión, la misión que te inspira, tu trabajo, tus dones, son cosas maravillosas, pero no son tu propósito más elevado. Tu propósito primario es tu conexión sagrada aquí y Ahora con el Espíritu Infinito de amor.

Ten presente que en tu trabajo aunque sea algo que te apasione, vivirás momentos difíciles también, pueden llegar dudas, pueden llegar cambios hacia otros caminos porque tus circunstancias personales lo requieran. Habrá gente que te comprenda y te siga y otras que rechacen lo que haces, habrá cosas que te salgan fáciles y otras que necesiten más dedicación y superación de tu parte.

Comienza a sintonizar con tu propósito más elevado creando primero una relación de amor hacia ti mismo, perdonándote a ti y a otros y recordando tu conexión con todo el planeta.

Puede que tu propósito, tu llamada ahora sea sanar tus heridas, perdonar tu pasado, aceptar tu presente y crear un futuro desde el amor.

Puede que la vida te esté llamando a liberar tus sentimientos de desmerecimiento y de culpa. Busca lo que está detrás de esos sentimientos y permítete liberar la constante ansia de perfección, la constante búsqueda externa y sensación de que hago te falta.

Desde la carencia sólo creamos más carencia, por el contrario, desde el reconocimiento de que tenemos dentro de nosotros el mayor potencial para cambiar nuestra vida, podremos atraer las respuestas y herramientas que necesitamos para dar el siguiente paso.

Comienza a hablarte con amabilidad para que puedas elevar tu energía y la de tu entorno. Deja ir el pasado y desarrolla una fe duradera en ti mismo, de esta forma recordarás tu divinidad y disfrutarás más del camino.
Cuanto más profunda es tu fe, más fuerte será tu conexión con el poder superior.

Pauta 3: Tu propósito primario es alinearte internamente con el momento presente.

Si estás destinado a encontrar la misión más increíble de todos los tiempos, la encontrarás mejor si estás presente, si te sientes bien, si confías en ti, si te amas. Comienza por aquí.

Muchas personas pasan su vida en estado de casi permanente insatisfacción porque quizás están buscando un propósito futuro o quizás están pensando que no existe un propósito para ellas.

Cuando hablamos de propósito, a menudo sólo pensamos en términos de futuro. ¿A dónde voy? ¿Qué se supone que deba hacer? ¿Cuál es la meta que debo alcanzar? Este es el propósito externo, del cual hablaremos en futuros artículos, ahora hablaremos del propósito interno, que no se encuentra en ningún lugar u hora futura.

El propósito interno es estar aquí y ahora, en este momento. El propósito interno es alinear tu vida completamente con el momento presente.

Estar desconectados del momento presente es lo que causa insatisfacción.

Si te conviertes en uno con el momento presente, sintonizas con tu propósito interno. Esto significa traer tu presencia al lugar en el que estás ahora, a quien eres ahora y lo que haces ahora.

Para que puedas explorar la visión más grande de ti mismo que te aguarda, debes ser íntegro y verdadero con este momento. Dale tu completa atención, amor y aceptación, porque en él está contenido todo lo que necesitas para tu felicidad.

Esto no significa que no pensemos hacia dónde queremos ir, o qué objetivos queremos lograr, lo que significa es que el paso que estamos tomando ahora mismo es primario, y que el destino es secundario.

Todos los aspectos de la vida son igualmente significativos y estarás cumpliendo tu propósito primordial si en cada cosa que haces depositas toda tu presencia, y te alineas internamente con el Aquí y el Ahora.

Intenta que todo lo precioso que haces en el momento presente no sea un medio para algún fin futuro, sino un fin en sí mismo. Si convertimos cada instante de nuestra existencia en una meditación, enfocando toda nuestra consciencia, cada cosa que hacemos cobrará un sentido sagrado: desde lo más simple como es respirar o comer, hasta crear una obra de arte.

Comienza este hábito, de pensar cada día, quién decides ser, qué parte de ti deseas manifestar, qué comportamiento puedes mejorar, qué pequeño gesto puedes hacer ahora que te encamine hacia ese gran sueño que palpita en tu corazón.

Decide qué es lo que te gustaría cambiar y mejorar sobre ti. Decide qué hábitos te gustaría incorporar, qué actitud quieres tener ante la vida, qué aspecto de tu personalidad deseas potenciar, y entonces, teniendo esas metas en tu mente, decide trabajar en ellas día a día, en vez de hacer de ellas un proyecto para el futuro.

Cuando establecemos metas día a día, cuando nuestros propósitos son pequeños pasos que vamos dando en el ahora, empezamos a vivir de esta manera para el resto de nuestras vidas.

Pauta 4: Siempre encontrarás tu propósito ayudando a los demás

Hacia el final de la película “El Cambio, hay un momento en el que Wayne Dyer afirma:

“Nadie se tiene que preguntar cuál es su objetivo, siempre lo encontrarás ayudando. Si por un solo día puedes concentrarte en hacer que la vida de otro sea mejor, si puedes concentrarte en pensar así, así es como piensa Dios. Es un concepto antiguo, pero sigue siendo relevante. Tocar la vida de alguien es más valioso que cualquier cantidad de dinero […]

Cree que necesitas lo que no tienes es la definición de locura, que no te puedes realizar hasta que no consigas todas esas cosas, es una ilusión, en serio, no necesitas nada más.

No importa a qué te dediques, puedes ser taxista, maestro, trabajar en una fábrica, ser director, lo que importa es que te concentres en ayudar a los otros. Piensa en la gente que te acompaña en el camino, puedes vivir tu vida desapegándote del resultado y centrándote en dar servicio.

La vida se convierte en vivir estar virtudes: Cómo puedo ayudar, cómo puedo ser amable, como puedo sentir veneración. Si piensas así vives en pleno sentido.

Hay un lugar en nuestro interior más profundo que quiere sentirse realizado, que quiere saber que su vida ha marcado una diferencia, que ha dejado este lugar, este planeta dónde ha vivido mejor que cuando llegó, que ha conmovido profundamente la vida de alguien con su existencia.

Todos queremos eso, no es una cuestión de edad, ni de encontrarse a uno mismo. Seas quien seas, tengas la edad que tengas, sólo estás a un pensamiento de cambiar tu vida.”

Todos podemos resolver problemas, arreglar cosas que no funcionan, dar soluciones, mejorar vidas, simplemente presta atención al mundo que hay fuera de tu burbuja. Observa sin juzgar, escucha a los demás, haz nuevos amigos, participa de actividades que despierten tu curiosidad y creatividad, y poco a poco el camino se irá revelando, poco a poco tu propósito se irá realizando.

Nuestro propósito personal, nuestra misión, es única para cada uno de nosotros, y se enfoca principalmente en añadir valor a los demás y al planeta. En la tradición hindú esto se traduce como dharma, que es nuestro contrato sagrado con la divinidad.

Tú no solamente tienes talentos únicos, sino formas únicas de expresar estos talentos. La manera de convertirnos ricos espiritual y financieramente, es enlazando esos talentos y formas de expresión con las necesidades de los demás seres humanos.

No lo dudes: Quién eres y lo que has vivido en tu camino, es un aval que atesoras para servir a otras personas y al mismo tiempo hacer tu vida más próspera y plena.

La vida recompensa de manera extraordinaria a los que dan de forma extraordinaria. Hagamos hoy el compromiso de participar juntos en este camino con un nuevo nivel de intensidad y pasión, un nivel que nos llevará más allá de todo lo hecho hasta ahora.

Recuerda tú eres luz. Tu propósito interno es conectar con esa luz. Todo lo demás llegará en su momento.

Si estás luchando con este tema, espero que este artículo te proporcione paz y un poco más de claridad en tu camino.

Me gustaría saber tu opinión.

¿Este enfoque sobre el propósito resuena contigo? ¿Hay algo que te gustaría añadir?

Este artículo con el tiempo lo leerán miles de personas y los comentarios son un tesoro de amor y apoyo para todos. Espero que tengas la oportunidad de añadir tu aporte. Muchas gracias de corazón.

Pasión y Propósito,

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Estás dispuesto a expandir tu consciencia y encender la chispa de tu Pasión y tus talentos?

Comienza hoy a recibir en tu correo mis mensajes más personales para acompañarte en esta aventura fascinante

Comparte tus ideas conmigo

Los campos requeridos están marcados con un *

*

 

Comentarios

  1. Gracias por el mensaje
    La verdad que siempre que se habla de mi propósito de vida o meta,yo me nublo totalmente,como si no viera nada nada
    Tu mensaje sobre ayudar al otro me ha despertado algo,una pequeña incógnita,ya no no me nublo si no más bien,es ver una salida
    Lo mantendré presente
    Gracias