Descubre la versión más auténtica de quién eres y deja una huella significativa en el mundo.

Recibe mis mensajes semanales desde el corazón, para guiarte en el viaje hacia el florecimiento de tu yo más apasionado, consciente y libre.

¿De verdad te amas a ti mismo? Compruébalo a través de estas 11 señales…

Todos en algún área de nuestra vida, podemos sufrir de alguna carencia de amor a nosotros mismos.

Me gustaría aclarar que cuando hablo del amor a uno mismo, no es vanidad o arrogancia, eso no es amor, es miedo. Hablo de respetar y apreciar el increíble milagro que somos.

Creo que el amor hacia uno mismo es una tarea que debemos trabajar toda la vida, porque resulta más fácil de lo que imaginamos no amarnos plenamente.

Muchas personas no quieren amarse hasta que pierdan peso, consigan el trabajo perfecto o encuentren la pareja ideal. Con demasiada frecuencia ponemos condiciones a nuestro amor y felicidad interior.

Cuando comenzamos a amarnos y a confiar en nosotros, es asombroso cómo mejoran todos los ámbitos de nuestra vida.

¿Cuáles son señales de que a veces no nos amamos lo suficiente y cómo podemos cambiar?

Te invito a indagar en estas 11 señales de falta de amor a uno mismo, para que reflexiones cuáles están apareciendo en tu vida y cómo puedes transformarlas en oportunidades para amarte con plenitud.

1. Cuando nos comparamos con otros y nos sentimos menos valiosos

Existen más de 7 mil millones de personas en el planeta y tú eres diferente a cada una de ellas. Esto es maravilloso.

Tu personalidad, tu estilo, tus creencias, experiencias,  acciones, hábitos y talentos son únicos en el mundo. Tu mirada, tu sonrisa, la expresión de tu rostro es única en el mundo.

Cada persona tiene un potencial que lo hace único. Eso que te hace auténtico es tu mayor tesoro.

En lugar de compararte, te animo a preguntarte:

¿Estoy viviendo mi vida expresando genuinamente quién soy?

¿Estoy apreciando toda la belleza que hay en mi?

¿Son mis expresiones auténticas y espontáneas, o estoy viviendo una falsedad?

¿Estoy intentando ser alguien más, complacer a otra persona, ganar aceptación o amor? O ¿Estoy siendo yo de verdad, estoy respetando mi ser único?

Cuando vives tu vida respetando tu ser auténtico, no necesitas compararte con nadie. Sabes tú valor y a la vez reconoces y celebras el valor de cada ser en el planeta.

He aprendido lo importante que es reconocer y celebrar los méritos de los demás. En lugar de envidiar las virtudes y éxitos de las personas que nos rodean, reconozcamos sus méritos desde la sana admiración y tengamos el detalle de felicitarlos. El reconocimiento denota humildad, y crea una inmediata empatía.

Siempre he creído que cuando celebramos los triunfos y cualidades de los demás, también celebramos los nuestros, y abrimos en nosotros el potencial para mejorar.

2. Cuando juzgamos a otras personas

Cada una de las personas con las que nos relacionamos tiene su historia, sus propias creencias y valores, su particular forma de entender la vida. Es absurdo pretender que los demás sean como nosotros queremos que sean. Cuando los demás actúan de manera que no satisfacen nuestras expectativas, comenzamos a enquistar la relación de intolerancia e incomprensión.

A veces nos ocurre que cuando otras personas de nuestro entorno no nos tratan cómo nos gustaría, comenzamos a juzgarlos y criticarlos, asumiendo que ellos están equivocados y nosotros poseemos toda la razón. No podemos controlar las respuestas de los demás, sólo podemos controlar nuestra respuesta y esa respuesta lo cambia todo, porque nos cambia a nosotros.

¿Qué te parece si en lugar de enjuiciar las diferencias que tienes con el otro, buscas los puntos en común para construir un puente de unión y no un muro de separación?

Si quieres tener relaciones sanas y equilibradas, lo más sabio es no albergar expectativas de cómo tiene que ser o actuar el otro, acepta al otro como es. Mejor céntrate en encontrar lo que te une al otro, no lo que te aleja de él, y aprende de las diferencias.

Todas las personas que llegan a nuestra vida, aunque sólo sea por un día, tienen algo que enseñarnos, todas pueden ser nuestros maestros. No juzgues y obsérvate a ti mismo en relación con los demás, deberás estar presente para poder tomar consciencia de tus respuestas, emociones y pensamientos, y de esa manera aprenderás mucho de ti mismo.

Una vez leí que aquellos a quienes amamos y aquellos a quienes odiamos son nuestro propio reflejo. ¿Qué tú crees?

3. Cuando pensamos que somos las víctimas de todo lo que nos pasa

En ocasiones asumimos el rol de víctima de otras personas o de las circunstancias. Culpamos el mundo de las cosas malas que nos ocurren, en vez de asumir nuestra responsabilidad. Entendiendo responsabilidad como la habilidad de responder ante cada situación.

Si sientes que los demás te dañan, si sientes que no tienes algo que quieres o no estás haciendo algo que deseas por culpa de alguien, estás debilitando tu poder interior.

Amarte es recordar que tus pensamientos, emociones y acciones están creando tu realidad día a día y que por tanto tienes la oportunidad de mejorar tu vida en cualquier momento que tú lo decidas. No se trata de culpar a los demás, sino de observarnos a nosotros mismos y ver qué podemos cambiar en nosotros para experimentar más dicha y paz interior.

Si con frecuencia culpas a los demás de cómo te sientes, te invito a que te observes para comprender la situación desde una perspectiva más amplia, en la que tú seas el protagonista de la historia de tu vida.

Cuando desconfiamos de los demás y pensamos que quieren aprovecharse de nosotros, que el amor no es para nosotros o que no tenemos suerte en la vida, todos son pensamientos que nos desvalorizan y debilitan.

Te propongo cambiar tu patrón de pensamiento de que el mundo está en contra tuya, por estos pensamientos desde el amor:

• Me rodeo de personas comprensivas que me aman y aceptan como soy.
• Yo me amo y me acepto completa y plenamente.
• Yo soy libre para crear mi vida y tomar mis propias decisiones ante cada circunstancia.
• Me siento agradecida por todas las bendiciones que hay hoy en mi vida.
• Me perdono a mí mismo y estoy dispuesto a perdonar a todos los que me han herido en el pasado.

4. Cuando nos auto criticamos

Criticarnos a nosotros mismos, es falta de amor.

¿Cómo podemos hacer para cambiar?

Por ejemplo la auto crítica por nuestros errores.

Cuando identificamos que hemos cometido un error, veamos la lección que nos trae y pidamos perdón si es necesario.

El error es parte de nuestro camino de crecimiento y siempre nos traerá valiosas enseñanzas. Aprende a no quedarte anclado en el error, y acepta que como ser humano  te equivocarás muchas veces a lo largo de la vida. Lo importante es poner consciencia para hacerlo mejor la próxima vez, sin criticarte.

Toda clase de crítica hacia ti mismo, ya sea por algo que no te gusta de tu físico, de tu forma de ser o de algún comportamiento, es una desvalorización hacia quien eres.

Antes yo solía criticarme por mi físico, me veía muy gorda, no estaba a gusto con mi cuerpo. También me criticaba por algunas cosas de mi forma de ser: que si era muy tímida, que si era nerviosa, etc.

Recuerdo lo revelador que fue para mi cuando comencé a indagar más en el campo del desarrollo personal y comprendí que la crítica no cambia nada, es la aprobación y  aceptación de quienes somos el mayor regalo que podemos darnos para empezar a cambiar nuestra vida.

Aprendí a no ponerme etiquetas, de que sí soy esto o soy aquello. Dejé de decirme frases como: “Yo soy así y no puedo cambiar.” Aprendí a ver que lo que soy es mucho más que todas esas etiquetas que me ponía a mi misma, y que mi mayor poder reside en la elección de mis pensamientos.

Cuanto más decidía llenarme de pensamientos positivos y amorosos hacia mi persona, más experimentaba cambios positivos en mi vida, desde conseguir mi peso ideal, hasta convertirme en una mujer con determinación y seguridad en sí misma.

Por eso, tesoro te digo, deja de criticarte a ti mismo, a ti misma. Deja de lado cualquier crítica. Recuerda aceptarte como eres, recuerda que tú puedes cambiar tu vida.

A lo mejor lo que criticas en ti es un regalo que te ha dado la vida, y que no has sabido verlo como tal, puedes empezar por agradecer esas cosas que criticas en ti, porque algo te están enseñando. Por otra parte, tal vez  es algo que te está dando una señal para que comiences a dar cambios positivos.

Escoge pensamientos que nutran lo mejor que hay en ti, pensamientos que te apoyen y honren tu esencia. Tú puedes hacerlo, confía en ti.

5. Cuando no nos alimentamos de forma consciente y no respetamos el equilibrio de nuestro cuerpo.

Dice una popular frase, somos lo que comemos, sin embargo no siempre somos conscientes de la importancia que tiene la nutrición en nuestra salud y bienestar.

El cuerpo es el lugar donde vives, por eso es tu responsabilidad cuidarlo con amor a través de una buena nutrición y el ejercicio físico.

Me encanta esta frase: Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina

A través de la alimentación consciente volvemos a conectar con la inteligencia natural del cuerpo. Mi invitación es a que pongamos más consciencia en lo que comemos, siguiendo una dieta equilibrada, que le proporcione a nuestro cuerpo todos los nutrientes que necesita, quitando los excesos de todo aquello que sabemos que lo daña.

El momento de comer debe ser un momento de paz, de disfrute, en el que entramos en contacto con el combustible de nuestra vida.

Una persona que come con consciencia, será más probable que tenga buena salud y su peso ideal.

6. Cuando añadimos más sufrimiento al dolor en una ruptura amorosa.

De igual manera que nos relacionamos con amor, deberemos aprender a separarnos con amor. Si una relación amorosa se acaba, puedes expresar gratitud y dicha por todo lo bueno y hermoso que esa otra persona te permitió experimentar.

Comprendamos que los caminos a veces convergen y a veces se bifurcan. Admitamos que cada uno debe escalar sus propias montañas. Yo creo además que el amor no desaparece, sino que se transforma. Por tanto, si te separas de alguien, puedes elegir de manera consciente seguir queriendo a esa persona, ahora en una forma diferente, cada uno transitando su propio sendero en libertad.

Amarnos a nosotros mismos, es no aferrarnos al amor o la aceptación de otros.  Amarnos a nosotros mismos es perdonar siempre y comprender el equilibrio entre recibir y dejar ir. Cuando nos amamos, sabemos que en cada momento, vamos a estar junto a las personas que necesitamos para crecer y evolucionar.

7. Cuando vivimos priorizando siempre las necesidades de los demás antes que las nuestras

Hace unos días una suscriptora de mi blog, me escribió comentándome que aunque ella quería hacer cambios en su vida y amarse más, se siente responsable por el bienestar de otras personas a las que está muy apegada y que siempre se preocupa más de ellos que de ella misma.

Lo que ocurre es que en muchas ocasiones somos más compasivos y comprensivos con los demás que con nuestras propias necesidades.

Si en lo más profundo de ti sientes que te estás auto infligiendo sufrimiento, puedes intentar decirles a esas personas la verdad: que te sientes lastimado, frustrado, atado, responsable por ellos o cualquier emoción que te esté afectando. Busca con buena voluntad un camino de acción en el que todos puedan ganar, intenta lograr ese compromiso de ayuda mutua.

Si no puedes encontrar esa situación en que todos salgan ganando, entonces te sugiero que medites si estás traicionando tu verdad y tu amor propio, con tal de no traicionar o decepcionar a otras personas de las cuales te sientes responsable.

Busca la elección más consciente desde una perspectiva que involucre tu propio bienestar. La elección más consciente, en un principio no siempre coincide con la que es más conveniente para los demás, pero creo que con el paso del tiempo termina siendo la mejor para todos. Si tú no eres feliz, esas emociones negativas son las que trasmites día a día a las personas que te rodean y por tanto todos son afectados.

Puedes intentar ponerte a ti en primer lugar, y esto no significa que seas egoísta o insensible con los demás, o que no los amas; por el contrario significa tener consciencia de ti mismo, que es la única manera de luego tener consciencia hacia los demás.

Ante la indecisión sobre qué camino tomar recuerda que sólo tú puedes saber la elección que es coherente con tu más alta verdad y con la esencia de tu ser.

8. Cuando no hacemos lo que en verdad amamos y no conectamos con nuestros talentos y pasiones

Casi un tercio de nuestras vidas lo pasamos trabajando, con lo cual amarnos incluye elegir un trabajo que disfrutemos y que nos permita expresar nuestros talentos y pasiones.

Si no amas lo que haces, si actualmente no te estás divirtiendo con tu trabajo, será bastante improbable que sientas plenitud en tu vida.

Tú tienes talentos únicos y formas únicas de expresar esos talentos. Cuando enlazamos esos talentos y formas de expresión, con las necesidades de los demás seres humanos alcanzamos la exaltación más profunda de nuestro espíritu.

Te invito a que explores tus dones, fortalezas y valores, porque tú puedes cambiar tu vida y mejorar el mundo haciendo lo que amas.

Amarnos a nosotros mismos, significa tener profundo aprecio y comprensión de quienes somos, aceptar los diferentes aspectos de nuestra personalidad, nuestras dudas y temores, las cosas que tal vez no hacemos del todo bien, y también reconocer nuestras maravillosas cualidades. Es en definitiva, aceptarnos sin condiciones, al mismo tiempo que permitimos que florezca la grandeza de nuestro ser.

9. Cuando dejamos que el miedo nos paralice y nos atemorizamos a nosotros mismos

El miedo es una reacción natural y útil ante determinadas circunstancias cuando nos ayuda a prevenir peligros, pero si el miedo nos impide vivir la vida que queremos, si  limita nuestros sueños, entonces el miedo se convierte en lo opuesto al amor.

Tendemos a dejar que el miedo nos paralice, y transformamos pequeños retos cotidianos en angustiosos problemas. Lo hacemos por ejemplo con las enfermedades, nos duele algo y al segundo siguiente pensamos: “Ay madre, A ver qué va a ser esto…”

Lo hacemos con las relaciones, alguien en determinado momento no nos presta la atención que esperamos y de inmediato pensamos que nos han rechazado completamente. Una relación de pareja fracasa y pensamos que no volveremos a tener una relación en nuestra vida, nos sentimos abandonados.

Uno de los mayores miedos del ser humano es no sentirse aceptado, sentirse rechazado, y este miedo solo puede ser afrontado desde la propia aceptación y aprobación. Por eso es tan importante que te aceptes como eres aquí y ahora. Que apruebes con amor todas las partes de tu ser, todo tu pasado y tu presente. Nada hay más dañino que vivir sin aceptarnos.

No cojas una situación un poco difícil y la conviertas en un gran monstruo que no puedes derrotar. No hagas los retos peor de lo que son, obsérvalos con serenidad para encontrar dónde está la oportunidad, el regalo, la enseñanza.

Si eres de las personas que te atemorizas a ti misma con tus pensamientos catastróficos, hoy voy a darte dos soluciones.

La primera es que busques una imagen de algo que realmente te guste. Puede ser una puesta de sol, una vista preciosa, flores, una persona que admires, lo que tú elijas estará bien.

Cada vez que el pensamiento nefasto aparezca sustitúyelo por esa imagen de esperanza y belleza. Si continuas haciéndolo en el tiempo verás que romperás con ese hábito, la clave está en la constancia.

La otra solución que puedes poner en práctica es retarte a ti mismo. Ante cada desafío, ante cada pensamiento que te atemorice puedes preguntarte:

¿Estoy decidiendo desde el miedo o desde el amor?

¿Mi pensamiento nace del miedo o del amor? ¿Estoy actuando desde el miedo o desde el amor?

Tomar la decisión desde el Amor es poner nuestra intención en la confianza, en el amor, en lo que quieres que pase.

Tomar la decisión desde el Miedo es poner el foco en lo que no quieres que pase, en la desconfianza.

La confianza y el amor son las mejores armas para enfrentar el miedo. Entrénate más en hacer cosas que te den miedo, en escoger el camino en que arriesgues un poco más, que es el camino de la confianza. No se trata de arriesgar nuestra vida, sino de poner en riesgo y en tela de juicio todos los límites que nos hemos auto impuesto.

Y sobre todo tesoro, deberás aprender a tener paciencia, comprensión y amabilidad contigo mismo durante este camino de superación personal.

10. Cuando no nos proporcionamos momentos de alegría y placer

Llevamos vidas muy ajetreadas, muchas veces tenemos tantos compromisos, responsabilidades y preocupaciones que nos olvidamos de cuidar un poco más de nosotros mismos, de mimarnos y regalarnos esos pequeños detalles que nos dan felicidad.

Dar un paseo por la naturaleza, meditar en silencio, contemplar un atardecer, cenar a la luz de las velas, practicar yoga, ir a bailar, cualquier cosa que para ti signifique disfrute pleno.

¿Cuándo fue la última vez que te mojaste bajo la lluvia?

¿Cuándo fue la última vez que contemplaste un amanecer?

¿Cuándo fue la última vez que viviste una experiencia diferente que cambiara toda tu perspectiva?

Si hace mucho tiempo que no haces ninguna de estas cosas, por amor a ti y a la vida que te rodea, te invito a que dejes lo que estés haciendo y salgas a la calle. Abraza un árbol, sonríe a un desconocido, siente la brisa acariciar tu piel, haz cualquier cosa que te recuerde que estás vivo, y encienda la llama de inspiración, pasión, y alegría que hay en ti.

11. Cuando no somos auténticos y sinceros

Cuando no expresas lo que sientes, lo que piensas o lo que quieres por temor a ser rechazado o criticado, por temor a la opinión de los demás, estás dejando de ejercer tu libertad personal y traicionando tu propia verdad. Esto es falta de amor a quien eres.

He descubierto que la razón por la que mucha gente empieza a buscar su propósito en la vida, es que un día se levantan y se dan cuenta que no están viviendo su vida. Quizás están viviendo la vida de sus padres, sus profesores, su pareja, sus hijos, la sociedad o las normas que les han dicho que vivan.

Un día se despiertan y dicen: Vaya, ¿por qué he llegado al punto en que ya no sé quién soy, ya no sé qué quiero? Entonces comienzan el viaje, a veces para despertar la pasión dentro de ellos, para buscar cuál es el sentido de sus vidas, pero la razón que yace en el fondo es que están intentando encontrarse a sí mismos.

Con frecuencia, al suprimirnos a nosotros mismos desencadenamos el sufrimiento. Cuando apreciamos esa autenticidad de nuestra esencia, la magia de la vida cobra fuerza otra vez.

Esto requiere expresar lo que pensamos, lo que necesitamos, lo que deseamos en verdad. Tenemos que desarrollar la sinceridad y la valentía de compartir nuestros anhelos. Yo que creo que tú siendo tú, es el mejor regalo que puedes darte a ti y a los demás.

Amarnos significa decidir siempre desde nuestro corazón, sin traicionar nuestra verdad. Amarnos es cuidar de nuestro bienestar, es proteger nuestros sueños, reconocer los dones que la vida nos ha regalado y expresarlos con libertad en nuestras actividades cotidianas.

El sendero del Amor es esa tierra fértil que comienza a dar frutos a medida que te escuchas más, que te perdonas y te aceptas aunque a veces te equivoques, a medida que te regalas espacios para disfrutar de tus hobbies favoritos y aprendes a estar a gusto en tu propia compañía.

Una vida con pasión es aquella que se vive en primer lugar desde el amor y el reconocimiento de lo que te hace único y a la vez te une a toda la existencia.

Ese amor es el motor que nos concilia con la dificultad y nos permite extraer lo mejor de ella. Cuanto más cultives el amor hacia quien eres, más preparado estarás para amar a otras personas y para encontrar también un trabajo y propósito que ames.

Por medio de este flujo de amor desde el centro de ti al mundo, te abrirás a la transformación, a la pasión y al sentido más hermoso de tu vida.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Estás dispuesto a expandir tu consciencia y encender la chispa de tu Pasión y tus talentos?

Comienza hoy a recibir en tu correo mis mensajes más personales para acompañarte en esta aventura fascinante

Comparte tus ideas conmigo

Los campos requeridos están marcados con un *

*

 

Comentarios

  1. Gracias! Zuzel! Que lindo poder recibir estos mail. Me llenan el alma y a la vez ayudan tanto a mejorar o cambiar quienes somos….! Mucha Luz para todos! Besos.

  2. Gracias Zuzel, por compartir estas enseñanzas ya que me permite abrir una nueva pagina de la vida que quiero iniciar …
    Mirtha

  3. Ángeles dice:

    Gracias, Gracias, Gracias!!!
    Zuzel por este hermoso artículo que no tengo palabras para agradecerte lo mucho que me ha ayudado a aceptar y comprender lo que no sabía cómo hacer para cambiar mi vida. Un Gracias también a Naylin de Yogaesmas por enviarme tu enlace y de esta forma llegar a Ti.
    Infinitas Gracias a las dos por SER Y ESTAR en mi vida.
    NAMASTE.

    • Zuzel Amelia dice:

      Gracias a ti querida Ángeles.
      Naylín y yo nos sentimos muy agradecidas de poder servir a los demás con lo mejor que tenemos para dar.
      Namaste,
      Zuzel Amelia

  4. ROCIO MILO dice:

    Woooooow!!!!!! GRACIAS, REALMENTE HERMOSO ESTE ARTICULO, GRACIAS DESDE EL FONDO DE MI CORAZON.
    HOY ME PERDONO, ME AMO Y ME ACEPTO TAL COMO SOY

    • Zuzel Amelia dice:

      Gracias Rocio por tus palabras.
      Me llena de felicidad saber que te amas y te aceptas como eres.
      Sigamos practicando este amor hacia quienes somos.
      Un dulce abrazo,
      Zuzel Amelia

  5. francisco dice:

    gracias zuzel, hoy es el primer dia del resto de mis dias.

  6. Juan Bautista dice:

    Gracias por compartir estas señales. Me han ayudado bastante. Voy a quererme más.
    Por cierto el libro de los 12 pilares también me a ayudado mucho. Gracias de corazón.

    • Zuzel Amelia dice:

      Gracias a ti Juan por estar en el camino y por tener la intención de quererte más.

      Me alegra saber que el libro de los 12 pilares te ha ayudado 🙂

      Un gran abrazo con mis mejores deseos para ti.

  7. Juan Bautista dice:

    Gracias por compartir estas señales. Me han ayudado bastante. Voy a quererme más.

  8. Elvira Beatriz dice:

    Mil gracias …..son muy buenos y profundos tus consejos GRACIAS

  9. Hola Zuzel! Me ha gustado mucho leer tu artículo, todas esas cosas las llevo trabajando bastante tiempo (aunque en comparación con mi vida no demasiado) y las has escrito muy bonito, no sé muy bien como decirlo pero me has trasmitido amor… Hay veces que las cosas que sabes de pronto, por algún mágico motivo, quizás porque ya estás preparado, te llegan de una forma que te toca y hoy he sentido felicidad, alegría y emoción al leerte… Llevo dos años en una profunda crisis personal y creo que he empezado a entrar en la luz… Todo este tiempo, excepto quizás al principio que estaba plenamente en “el agujero”, la estaba viendo a lo lejos, a veces se acercaba y otras se alejaba, pero de un tiempo corto a esta parte estoy sintiendo otras cosas, y son muy bonitas… Solo quería decirte esto y agradecerte tu trabajo, hoy al menos has tocado a alguien que soy yo. Un abrazo, y me gusta mucho tu nombre, me encanta!!!

    • Zuzel Amelia dice:

      ¡Hola María!

      Gracias tesoro por tu amable mensaje.

      Me siento muy feliz de poder inspirarte y trasmitirte amor. Es lo que siento en mi corazón.

      Un abrazo muy grande, que tengas una semana llena de amor hacia ti misma 🙂